Cuando el hombre compró los ladrillos, pensó que se trataba de droga. Por eso fue inmensa su sorpresa al descubrir que le vendieron materiales de construcción. Sin embargo, esta decepción fue la que le salvó el pellejo.

Sucedió en Brasil, en el municipio de Naviraí ubicado en el Estado de Mato Grosso del Sur. En un puesto de control de la ruta, un conductor muy nervioso llamó la atención de los uniformados.

Según informó el periódico paraguayo Extra, la policía se acercó al vehículo y al ver su actitud sospechosa comenzaron a revisarlo. Al abrir el baúl se encontraron con una carga que dejó helados a todos.

El motivo por el que el conductor estaba tan preocupado es que encontraron droga en su baúl. Pero la sorpresa fue más grande cuando descubrieron que era una pequeña cantidad: la mayoría del supuesto cargamento había sido reemplazada por ladrillos, los que se usan para construir paredes.

“No puedes confiar en nadie más en estos días”, se quejó el frustrado narcotraficante. Y explicó que lo habían estafado en Paraguay, donde supuestamente había comprado una gran cantidad de ladrillos de marihuana.

La ruta que seguía el narco estafado con los ladrillos que no eran de marihuana

Aunque no dieron a conocer su identidad, los policías explicaron luego a los medios locales que el supuesto narco había comprado la “carga” en capitán Bado, un distrito paraguayo del departamento de Amambay, a 426 km de Asunción. Su idea era llevar la droga hasta Porto Alegre, por lo que debía recorrer más de 800 kilómetros en auto.

“Fui engañado”, se quejó. “Colocaron bloques para aumentar el peso del material”, habría dicho a la policía. Aunque estaba consternado por su propia ingenuidad que lo llevó a dejarse estafar, el hombre llegó a darse cuenta de que en realidad debía agradeces a sus abusadores. Debido a los ladrillos de material que hacían peso en la carga, la cantidad de droga que transportaba no era suficiente como para que lo detuvieran por narcotráfico.

Mirá cómo secuestraban en Córdoba un verdadero cargamento de droga, con ladrillos de marihuana:

Fuente: Diario Registrado