El diputado correntino Miguel Arias, baleado durante un acto político en agosto pasado, denunció durante una sesión legislativa a los fiscales del caso al señalar que dejaron la investigación "en vía muerta" por lo que evalúa recusarlos.

“La causa continúa en el mismo estado, está en vía muerta, no hay avances”, sostuvo Arias, quien había sido baleado en el abdomen la noche del jueves 26 de agosto mientras participaba del acto de cierre de campaña del Frente de Todos para las elecciones municipales de la localidad correntina de Tapebicuá, muy cerca de Paso de los Libres.

“Se terminó el tiempo de la espera y me siento defraudado en mi confianza. Ambos fiscales no estuvieron a la altura de la circunstancias. Evalúo la recusación y apartamiento de ambos”, dijo Arias durante la sesión de la Cámara de Diputados de Corrientes en referencia a los representantes del Ministerio Público que intervienen en la causa, Facundo Sotelo y Noelia Mariana Lena.

“La Policía federal tiene una hipótesis con testigos en un informe ya presentado ante la Fiscalía en Paso de los Libres. Ese informe de la Federal dice que hay dos familias de Tapebicuá que deberían ser investigadas porque hay una testigo que vio pasar a un vecino con un arma, con una carabina, en dirección al lugar a donde estábamos nosotros en el acto", siguió el legislador.

Y afirmó que "todo esto fue guardado en un cajón de la Fiscalía y los fiscales se dedicaron a secuestrar celulares y allanar las casas de mis propios amigos, lo que muestra una intencionalidad de ambos fiscales”.

En ese sentido solicitó "de nuevo al gobernador -Gustavo Valdés- que ponga todo lo que esté a su alcance para que la investigación avance” y subrayó que "se perdió tiempo porque centralizaron toda la investigación en una sola hipótesis y que eran integrantes de mi sector político, lo cual es una intencionalidad que impactó negativamente”.


Fuente: Telam