El emblemático monumento de Stonehenge en Reino Unido fue blanco de una protesta ambiental. Activistas del grupo Just Stop Oil rociaron pintura naranja sobre algunas de las piedras del famoso sitio neolítico, generando un fuerte debate sobre las tácticas de los movimientos ecologistas.

Ecologistas vandalizaron el monumento de Stonehenge: “Es un símbolo del patrimonio cultural de la humanidad”

Las imágenes del incidente, compartidas por el propio grupo en la plataforma X, muestran a dos manifestantes vestidos de blanco corriendo hacia los megalitos y esparciendo pintura en polvo mientras otra persona intenta frenarlos. Este acto se suma a una serie de protestas disruptivas realizadas por esta agrupación ecologista que cobró notoriedad en los últimos meses por sus métodos de activismo "radical".

UN MONUMENTO HISTÓRICO BAJO ATAQUE

Stonehenge, situado en el sur de Inglaterra, es un sitio de gran importancia histórica y cultural. Construido entre el 3000 y el 2000 a.C., este conjunto de piedras monolíticas fue y sigue siendo objeto de fascinación y estudio durante siglos. En 1986, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad, y es uno de los destinos turísticos más visitados del Reino Unido, atrayendo a millones de visitantes cada año.

X de Mundo en Conflicto 🌎

El ataque al monumento suscitó una rápida condena por parte de conservacionistas y autoridades. El Ministerio de Cultura del Reino Unido emitió un comunicado en el que expresa su repudio al acto vandálico, destacando la necesidad de proteger y preservar los sitios históricos para las futuras generaciones. “Stonehenge es un símbolo del patrimonio cultural de la humanidad y debe ser tratado con el máximo respeto”, señala el comunicado.