Reparten electrodomésticos a cambio de votos. La cantinela lanzada por Juntosse basó en un supuesto clientelismo que se estaba produciendo en General Rodríguez, el municipio conducido por el peronista Mauro García. Como siempre, ante una elección peleada, la derecha sale con acusaciones de fraude o con este tipo de noticias falsas, sin chequeo previo alguno. La realidad es que el municipio de General Rodríguez firmó el 6 de julio, dos meses antes de las PASO, un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para asistir a instituciones que tienen un papel social: comedores, casas barriales, merenderos, escuelas, hogares de niños y ancianos. Con los fondos asignados en el programa Abrazar Argentina, unos tres millones de pesos, lo que se hizo fue entregar cocinas, estufas y heladeras a 60 dispositivos comunitarios. Nada se hizo a escondidas: se convocó a una conferencia de prensa el 7 de julio donde se informó exactamente a qué centros se le darían esos electrodomésticos. Pese a ello, Patricia Bullrich visitó Rodríguez y grabó videos con un único comedor cuya responsable sostiene que, a cambio de la heladera, le piden que despliegue una bandera del FdT. La dirigente del PRO volvió esta misma semana a grabar otro video. 

Como es obvio, no hubo beneficiados individuales, sino que todo fue para esas instituciones, de acuerdo a una lista muy detallada que entregó el municipio. Por ejemplo, la Casa Barrial número 1, del Barrio San Martín, recibió una cocina de gas envasado, una garrafa de 100 kilos y una estufa de cuarzo de dos velas. Al merendero Los Peques, del barrio Altos del Oeste, exactamente lo mismo: la cocina, la garrafa y la estufa. Al Espacio Comunitario Los Pibes, del barrio La Campanilla, le adjudicaron una heladera con freezer, y lo mismo al Centro de Reciclado, al Deportivo Mi Rincón y al hogar Un Niño Feliz.

Lo insólito es que la entrega tampoco se hizo a escondidas, con camiones llegando a los barrios y bajando los electrodomésticos que, según la oposición, encubría un canje por votos. Se hizo un acto público, filmado, en el que los responsables de cada espacio comunitario tomaron posesión de cada cocina, garrafa o heladera. En el frente había un cartel del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Municipio de General Rodríguez, por lo tanto, todo se hizo a la luz pública y en base al convenio firmado dos meses antes, sin relación directa con el resultado electoral. Es que, de acuerdo a Juntos, los electrodomésticos se entregaron porque se produjo un mal resultado en las PASO. 

La alianza macrista enderezó el discurso diciendo después que en realidad los electrodomésticos se entregaban a espacios comunitarios, pero que se les exigía que pusieran un cartel con foto de los candidatos o referentes del Frente de Todos. Para eso, Patricia Bullrich grabó el testimonio de la responsable de un comedor, que efectivamente dijo que recibió la heladera para la asistencia alimentaria del barrio, pero que la condición era que se ponga el cartel del FdT. “Es una operación que vienen preparando desde hace un tiempo, todo en base a falsedades --señaló el municipio--. Este martes volvió Patricia Bullrich y dijo que hay alguna heladera que se está vendiendo en Mercado Libre o Segunda Mano, pero no presentó ni una sola prueba. "Es falso. Nosotros seguimos trabajando. Esa es nuestra respuesta. Lo concreto --insisten cerca del intendente García-- es que estos convenios se firmaron en julio, muy lejos de cualquier resultado electoral”.

Con nada para exhibir del gobierno de Mauricio Macri, la campaña de Juntos consiste en magnificar las denuncias y los escándalos. Tampoco aparece ninguna propuesta por el elemental cuestionamiento que saldría de cualquier ciudadano: "¿pero por qué no lo hicieron cuando gobernaron?". De manera que la clave está en estas denuncias, magnificadas rápidamente por el aparato mediático que, por supuesto, silencia las respuestas a las mismas. 

Fuente: Página/12