Un hombre y una mujer fueron asesinados a balazos en la cabeza y sus cuerpos. Los hallaron dentro de un auto, en un camino paralelo a la Circunvalación Oeste, en la ciudad de Salta.

El caso pasó se ser considerado un accidente vial a un crimen mafioso, dado que en horas de la noche de este lunes, y tras la autopsia de ambos cadáveres, los peritos determinaron que la mujer y el hombre fueron baleados en el cráneo.

En un principio, se creyó que se trataba de un accidente de tránsito. Sin embargo, fuentes del Ministerio Público de Salta informaron este martes que el fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en turno, Leandro Flores, investiga la muerte violenta de un hombre y una mujer, ocurrida durante las primeras horas de este lunes, en un camino de tierra, paralelo a la Circunvalación Oeste, en la ciudad de Salta.

Las víctimas habían sido acribilladas a tiros. Los cuerpos fueron hallados en el interior de una camioneta Fiat Strada aparentemente robada, pero con el resultado preliminar de la autopsia realizada en el Servicio de Tanatología Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) y otros elementos de prueba, se pudo establecer que ambos presentaban heridas de arma de fuego en la cabeza.

Anoche, el fiscal se reunió con los familiares de la pareja, a quienes pusieron al tanto de lo actuado. Las víctimas fueron identificadas por los investigadores como Romina Zerda (37) y Jonatan Tolaba (32).

El trabajo investigativo se encuentra a cargo del cuerpo de investigadores del CIF y se dispuso el cumplimiento de numerosas medidas tendientes al esclarecimiento del hecho, detallaron los voceros del caso.

“Esto tiene signos de ser un crimen narco”, señaló uno de los investigadores, sin embargo no descartan ninguna hipótesis.

Lo que resulta extraño, señalaron fuentes del caso, es que el personal de Criminalística de la Policía no haya advertido la situación en que se encontraban los cuerpos.

En menos de 24 horas se registraon tres homicidios en la ciudad de Salta capital, dos de ellos con tintes mafiosos. 

Fuente: Página/12