Durante casi un año, Juntos por el Cambio hizo lobby para que la vacuna de la farmacéutica de Pfizer llegara a la Argentina, más allá de las condiciones que impusiera y de la evidente incapacidad del laboratorio de cumplir con sus compromisos. La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, incluso acusó al Gobierno nacional de haberle pedido coimas a Pfizer, algo que fue desmentido varias veces por la propia farmacéutica estadounidense. Ahora que el Gobierno nacional adaptó la legislación para que pueda ingresar las vacunas de origen norteamericano, desde Juntos por el Cambio también lo cuestionaron: después de haber criticado al Ministerio de Salud por no haberlos invitado a  la redacción de la ley, uno de sus diputados aseguró que el DNU firmado por Alberto Fernández entregaba las regalías petroleras de las provincias a la empresa, algo que desde el Gobierno desmintieron. 

Fue muy evidente el lobby que hizo Juntos por el Cambio a favor de la farmacéutica de Estados Unidos. En su momento, los 54 integrantes del bloque dijeron están dispuestos “a legislar en la materia para adquirir” las dosis que produce “el laboratorio Pfizer”, al que se dedican a hacerle prensa, dado que dijeron en el comunicado que "tantos resultados positivos está dando en otros 78 países”. El jefe del interbloque, Mario Negri, llegó a cuestionar que no le habían permitido a Pfizer "participar de la confección" de la ley. Incluso desde ese bloque opositor llevaron un proyecto a favor de Pfizer en una sesión que naufragó.

Luego vino el DNU de Alberto Fernández que cambió la legislación para permitir que llegue esa vacuna y otras provenientes de Estados Unidos, como la Moderna o la Johnson&Johnson. Después de casi un año de usar a la vacuna de Pfizer como ariete contra el plan de vacunación en la Argentina, ¿cuál fue la reacción de Juntos por el Cambio? Oponerse. 

En un comunicado, desde el bloque de Juntos por el Cambio criticaron que se haya hecho por DNU y reclamaron que "los cambios previstos para crear el marco legal del plan de vacunación sean tratados en el Congreso y que sean por ley y no por DNU, porque el Congreso está funcionando y habilitado para ello”. 

“Hemos hecho un enorme trabajo técnico y jurídico para acercar posiciones que estaban muy lejos”, afirmó Vilma Ibarra en el Congreso, quien explicó que se eligió tomar la medida a través de un decreto de necesidad y urgencia porque “hay necesidad y hay urgencia”.

“Se aprobó el uso pediátrico de Pfizer y contar cuanto antes con esta vacuna para aplicar a niñas, niños y adolescentes con comorbilidades nos resulta importante, necesario y prioritario”, agregó la secretaria Legal y Técnica. “Necesitamos cuanto antes un marco legal para contar con esa vacuna que hace un mes que cuenta con la aprobación pediátrica”, y aclaró además que el proyecto presentado por el PRO no cubría todos los aspectos planteados por los laboratorios.

El diputado radical Luis Petri no aceptó los argumentos de las funcionarias nacionales que fueron al Congreso y que indicaron que no daban los tiempos para ser tratadas por ambas cámaras. “Es peligrosísimo lo que dijo (Vilma) Ibarra que el Congreso no esta preparado para tratar el tema. ¿Por qué llegaron solo 3 tipos de vacunas si el presidente dio orden de avanzar con todas las vacunas?", afirmó Petri, en plan de seguir usando la vacunación para la campaña electoral. 

Juntos por el Cambio contra las imposiciones imperialistas

Por su parte, el diputado Gustavo Menna afirmó que "según las modificaciones que se han hecho la prórroga se dirimirá en un tribunal extranjero. Eso plantea la renuncia a la inmunidad soberana y cualquier diferencia que surja por la razón que sea por proveedores que surjan en el futuro el fondo de reparo es optativo y se dirimirá allí". “Se debió dejar la salvedad en la propia norma que pasará en la eventualidad de un juicio en otro país que no conoce nuestro federalismo”, afirmó. 

Menna también se quejó de que -según aseguró él- se ofrecían como garantías las regalías hidrocarburíferas. El diputado radical aseguró que, además de quitar la palabra "negligencia", pone como garantía  los "impuestos y/o regalías adeudadas" y "los derechos de ésta para recaudar impuestos y/o regalías". Por lo que dejó la conjetura de que Pfizer se podría quedar con las regalías de las provincias petroleras. 

Las funcionarias que asistieron al Congreso (ver aparte) y el propio Gobierno aclararon que esto es falso: no están involucradas en el DNU las regalías de los estados provinciales. Todo el acuerdo con los laboratorios involucra cuestiones federales, por lo que en el caso de las regalías petroleras, las involucradas son las que el Estado nacional cobra por las explotaciones off shore en el mar argentino, que son muy bajas: en 2020, se trató de 26 millones de dólares. 

No obstante, fue notorio el esfuerzo por cuestionar el acuerdo con Pfizer por parte de quienes hicieron de "dame la Pfizer" una bandera y una campaña en las redes. En la última etapa, la reclamaron para la población menor de 18 años. 

Del "dame la Pfizer" al por qué acordaron con Pfizer.

Fuente: Página/12