A pesar de su creciente popularidad durante los meses de encierro, las compras online todavía no son 100% confiables. Existen miles de historias de terror de gente que pagó dinero honesto para recibir cualquier cosa menos lo que aparecía en la foto del sitio web de ventas, pero el producto final que recibió esta usuaria de TikTok no tiene comparación.

Desiree Baker no podía creer su suerte cuando encontró una habitación asequible con vistas a la ciudad en el medio de Manhattan, una de las ciudades más caras de Estados Unidos. "Las fotos que vi cuando lo reservé se veían bien. Era más de lo que necesitaba, solo necesitaba una cama para dormir... Está en una buena ubicación, es perfecta. Pensé que este es un gran lugar para quedarse", dijo en el video de TikTok donde compartió la bizarra experiencia.

El precio barato del alojamiento se explicó por si solo al día siguiente de su llegada, cuando la joven abrió la ventana de su habitación y se encontró con una pareja, cenando en un restaurante, al alcance de su mano. Resulta que, lo que en la página Airbnb aparecía como una luminosa ventana con vista al paisaje neoyorquino, era en realidad un pequeño pasaje al restaurante construido al lado del hospedaje. "¿Cómo es esto legal? Literalmente no puedes inventar esto. Puedo abrir la ventana y tocar su mesa", exclamó entre risas.

En el video, que ya reunió más de 10 millones de visitas, se ve como la pareja continúa charlando con tranquilidad del otro lado de la ventana. En la demandada secuela al insólito primer clip, Desiree visita el restaurante para ver cómo se veía realmente la ventana desde el otro lado. Ella notó que la ventana dentro del restaurante estaba disfrazada de espejo para que los comensales solo pudieran ver sus propios reflejos.

La indignante respuesta del hospedaje

Siguiendo el consejo de los miles de usuarios que se reunieron en los comentarios de su publicación, la joven estadounidense decidió ponerse en contacto con el anfitrión para solicitar un reembolso, alegando que la habitación que reservó era "completamente inexacta" a comparación de lo publicitado en el sitio web.

La respuesta del anfitrión, sin embargo, causó la furia de los internautas atentos al caso: "Disculpas por tomarte un tiempo para responderte, de hecho íbamos a cancelar tu reserva ya que tuvimos algunos problemas con la habitación, sin embargo pudimos hospedarte. Creo que todo salió bien durante su estadía y me alegra saber que pudimos hospedarlo durante esta época del año", contestó el encargado del hospedaje.

Mientras la negativa del anfitrión fue absoluta, un representante de Airbnb se acercó más tarde a Desiree después de descubrir su experiencia en el hotel a través de TikTok. "No hace falta decir que definitivamente nos sorprendió y no es la experiencia que queremos que tengan nuestros huéspedes", escribió el representante de Airbnb a Desiree.

"Definitivamente estaremos haciendo un seguimiento con su anfitrión aquí, pero solo queríamos asegurarnos de que se ocupara de usted. Parece que su fecha de salida fue el 20 de diciembre, así que imagino que no hay nada que podamos hacer para ordenar su reserva actual, pero me complacerá ofrecerle un cupón para una futura estadía en Airbnb o tal vez descontar parte de su estadía original como reembolso en efectivo", ofreció la empresa. A pesar de su desafortunada estadía, Desiree afirmó que estaba "feliz" con ese resultado.

Reply to @thekatiethurston #greenscreen

Fuente: Crónica