Durante una entrevista que brindó este jueves, el presidente Alberto Fernández se refirió al plan de vacunación, a la negociación con el laboratorio Pfizer, el confinamiento, y a la deuda que el país mantiene con el Fondo Monetario Internacional FMI

En diálogo con el periodista Pedro Rosemblat en la Quinta de Olivos, el mandatario afirmó que "nunca se interrumpió" la negociación con Pfizer para la compra de vacunas contra el coronavirus y sostuvo que es "un delirio" especular con que la Argentina no quiere adquirirlas a esa firma "por cuestiones ideológicas".

"¿Por qué dicen que no la quiero comprar? Sucede que las condiciones que me ponían en una situación muy violenta de exigencias y comprometía al país. Dije que 'esto no lo puedo firmar porque me están pidiendo cosas desmedidas", insistió el Presidente, y añadió: "Siento que hubo más obstáculos que puso Pfizer para no firmar el contrato que los que pusimos nosotros".

El mandatario destacó que "la vacuna de Pfizer es muy buena, como la Sputnik, la AstraZeneca o la Sinopharm", y enfatizó: Es un delirio decir que no quisimos comprar por razones ideológicas. Si se aplica un poco la lógica, hubo 100 millones de vacunas reservadas en Estados Unidos pero también Pfizer tiene problemas en Europa".

En este sentido, Fernández aseveró que "están llegando vacunas, se aceleró la llegada y se va a acelerar en los próximos días", y reconoció: "No estoy conforme con la vacunación, pero nos va mejor que al resto. Tenemos mucha gente para vacunar y aún así hemos logrado avanzar, pero lo que más preocupa es que esta segunda ola (de coronavirus) ataca de manera más virulenta".

Sobre la nueva etapa de confinamiento, el Presidente confió que "en unos días vamos a ver los resultados" y estimó que estima en que "van a bajar los contagios y se va a ordenar el sistema sanitario".

"El problema se evita evitando el contagio; en el vagón de un subte, un tren o un colectivo es muy fácil contagiarse", advirtió Alberto, y aseguró que "esto que ocurre acá es lo que me dicen" líderes europeos, como Antonio Costa (Portugal) o Ángela Merkel (Alemania), que "tienen los mismos problemas".

Por último, sobre la deuda con el FMI, Fernández explicó: "Nosotros tenemos que ser firmes con el Fondo y negociar con firmeza. Algunos compañeros piensa, que porque uno habla con el Fondo piensa con el Fondo, pero yo no me olvido".

Fuente: M1