El tiempo le juega en contra al Gobierno. El presidente Javier Milei pensó que era una buena idea enviar al Congreso un proyecto de ley gigantesco y lo que logró es ser el primer gobierno que no consigue sacar una ley en más de cinco meses y quedarse sin el Pacto de Mayo que vendió como herramienta fundacional de su gestión. Esta semana, esa muestra de debilidad golpeó a los mercados. El fracaso legislativo también influyó en la crisis de gabinete que preanuncia varias salidas. En la peor semana desde su llegada se dio a conocer una caída del PBI del 8,4% en marzo y el dato de que el porcentaje de liquidación de la cosecha gruesa es el más bajo en muchos años. El incendio en Misiones y las protestas en varias provincias van enrareciendo el clima político. La revelación de El Destape sobre los cinco millones de kilos de comida escondida en galpones a poco de pudrirse mientras el hambre abunda rompió el cerco informativo y fue replicado hasta en el diario La Nación. Hoy el gobierno es mucho más débil que hace un par de semanas y no se ven buenas noticias en el horizonte. 

El consumo en Provincia de Buenos Aires y en CABA registró en abril una caída superior al 35 por ciento con relación a igual mes del año pasado, un desplome que no se exhibía desde la pandemia. Respecto a marzo previo la baja fue de 14,3 por ciento. Sólo en el rubro de supermercados y alimentos la retracción mensual entre abril y marzo alcanzó un 21 por ciento. Los datos, generados por el equipo de Estudios Económicos de Banco Provincia, revelan que el impacto mayor se registró en el Conurbano. El área donde la caída fue más pronunciada es la zona sur, con un 43,4 por ciento. Le siguieron los consumos en el sur de la Ciudad de Buenos Aires con bajas del orden de 42,3 por ciento y la zona oeste, donde el retroceso alcanzó a un 40 por ciento. El panorama social generado por la mega devaluación de diciembre y la desregulación total de precios es desolador y la caída continua.

En este contexto el Gobierno decidió suspender totalmente la entrega de alimentos a comedores con la excusa de que fueron detectados casos de corrupción en el sistema de distribución. En sede judicial no se comprobó aún un solo caso. Tanto del juzgado del Juez Ariel Lijo como de fuentes cercanas al fiscal Ramiro González aseguran que hasta el momento no hay pruebas sobre el caso. Incluso fuentes del ministerio señalaron a este medio que la denuncia de la ministra tergiversa los datos relevados. En los últimos días en varios medios se realizaron decenas de notas a comedores que no reciben alimentos desde diciembre. “En diciembre la dábamos de comer a 1800 personas. Ahora que hay muchos más que lo necesitan solo nos alcanza para 180”, señaló el Padre Paco a El Destape Radio. Margarita Barrientos sostuvo: “Les pido por favor que nos envíen alimentos; cada vez hay más gente que nos pide comida y el Gobierno nos envía nada”. 

Esta semana Ari Lijalad sacó a la luz que el Gobierno tiene los 5 millones de kilos de comestibles que le dejó la administración anterior pudriéndose literalmente en galpones y que nunca compró ni entregó nada. El vocero presidencial Manuel Adorni confirmó la información publicada en El Destape. Desde la llegada de Milei la venta de leche cayó un 20% y la de pan un 45%. El gobierno de Milei no es el primero en generar pobreza e indigencia; es el primero en desentenderse del problema. El sufrimiento de un niño con hambre es aberrante; la angustia de su madre, dolorosa. La crueldad de Milei es infinita. 

Días pasados, el Juez Julián Ercolini desestimó la denuncia del Gobierno sobre corrupción en la entrega de medicamentos para enfermos graves durante la administración de Alberto Fernández. Igual que con los comedores, la denuncia realizada por el ministerio de Sandra Pettovello fue utilizada para suspender la entrega de medicamentos. Hasta el momento se registran al menos 7 muertos por no recibir los medicamentos a tiempo. En el Tedeum del 25 de Mayo el Arzobispo José Ignacio García Cuerva le pidió al gobierno “tomar en serio problemas como la malnutrición infantil, la falta de acceso a la salud y la incapacidad de los ancianos”.

La suba del dólar y algo más

A la caída de la economía real se sumó el sacudón financiero. Los fondos del exterior que habían venido a aprovechar la tablita devaluatoria del 2% mensual comprando títulos públicos y acciones a precios de remate decidieron que ya era tiempo de tomar ganancias e irse. Una alta fuente de uno de los fondos más grandes que apostó por Milei señaló a El Destape el viernes: “Esto recién empieza; nosotros vamos a retirar todo lo que invertimos”. Los inversores locales que se encontraron con una baja de tasas exagerada salieron de los plazos fijos y fondos comunes y se pasaron a dólares. Así cayeron fuerte los precios de acciones y bonos y subieron los dólares financieros. El mercado vio que el Rey está desnudo, que el superávit es trucho y el dólar barato. No hay razones para pensar que la tendencia va a cambiar. Cada plazo fijo que venza irá a dólares. Los fondos extranjeros, que ven que Milei sigue sin sacar una ley, seguirán yéndose. La brecha frenará aun mas la liquidación del campo, que ya vendió para cubrir sus gastos y ahora se sentó sobre la cosecha. 

A Milei se le acaba el tiempo, el dólar solo puede seguir subiendo y los gobernadores tienen pánico de contagiarse de Misiones

Posse y varios más

El gobierno no cubrió más de la mitad de los puestos del Ejecutivo y desde que asumió despidió a más de 20 funcionarios de primer nivel que entraron en diciembre. No se van por diferencias. Esas existen en cualquier gobierno; se van por el carácter irascible de los hermanos Milei y de Sandra Pettovello. Ninguno de los tres tiene la templanza suficiente para los cargos que ejercen y el poder que ostentan. Milei sabe que no es cierto que sea lo mismo que la Ley Bases salga o no salga, es consciente de que los organismos internacionales y los mercados la reclaman y están decepcionados con su escasa experiencia y mucho más con los tiros en el pie que se pega el presidente cada vez que agrede a quienes necesita. Los cambios pueden ser una oportunidad para dotar al gobierno de funcionarios de mayor experiencia, pero no modificaran el carácter del presidente y su hermana. Esta semana hubo una pelea fuerte entre ellos. La desconfianza de Milei con su vicepresidenta, Victoria Villarruel, se transformó en paranoia. 

Incendio en Misiones

Las imágenes de maestros y policías misioneros marchando, cantando y bailando juntos reflejan una fotografía inédita que se suma a otros sucesos inéditos que genera un gobierno inédito. No todas las provincias están en la misma situación, pero al menos la mitad está al límite. Varios gobernadores temen el efecto contagio y cuentan las monedas para subir los salarios de los uniformados. Si la crisis es en una provincia es culpa del gobernador, si es en varias, es de Milei.

A Milei se le acaba el tiempo, el dólar solo puede seguir subiendo y los gobernadores tienen pánico de contagiarse de Misiones

En marzo Milei esperaba festejar la fiesta patria firmando el Pacto de Mayo con al menos 15 gobernadores. Pero fue un 25 de mayo con represión policial. Los gobernadores tienen más incentivo en hablar con sus pares para defenderse del presidente que para festejos patrios con Milei. Axel Kicillof seguirá visitando a sus colegas y avanzando en su armado nacional. Esta semana se verán Martín Llaryora y Maximiliano Pullaro. Mauricio Macri se prepara para ser oposición. Martín Lousteau conversa con Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta, pero también con gobernadores peronistas. Hay consenso en que debe haber un acuerdo fiscal y que se necesita una ley de grandes inversiones. No la de Milei. Pero después de eso el presidente estará aún más solo que ahora. El tiempo es impiadoso con los presidentes débiles.