La Cámara Federal porteña debe resolver si acepta la declaración de un testigo clave en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman: el ingeniero José Luis Manzano, quien intervino en el peritaje realizado en el Departamento Técnico Científico del Cuerpo de Investigaciones Fiscal del Ministerio Público de Salta sobre las manos del difunto fiscal.

¿Para qué es importante la declaración de Manzano? Para dilucidar si Nisman pudo o no haber disparado un arma de fuego en el contexto de su muerte. El peritaje de Gendarmería sobre el cual se basaron el fiscal Eduardo Taiano y el juez Julián Ercolini para afirmar que Nisman fue asesinado sostiene que el Estudio de Microscopía de Barrido Electrónico sobre las manos arrojó como resultado que “no fueron habidas partículas compatibles con elementos químicos que den cuenta de que el disparo fue efectuado con sus propias manos".

Pero el peritaje que había realizado Manzano en Salta, poco después de la muerte del fiscal, indicó que había rastros de manipulación, bien de un arma de fuego, bien de pirotecnia. ¿Nisman tiró rompeportones o cañitas voladoras antes de su deceso?

Hay una diferencia técnica entre el hallazgo de “partículas características” y “partículas consistentes”. La defensa del informático Diego Lagomarsino, procesado como partícipe necesario de lo que Taiano y Ercolini dicen  que fue un homicidio, pidió que el perito Manzano aclare si Nisman pudo o no haber disparado un arma. Pero Taiano y Ercolini le dijeron que no. Y ahora la decisión final la debe tomar el camarista federal Martín Irurzun.

La testimonial de Manzano “se estimó de suma necesidad en tanto no surge estrictamente del informe pericial y se pretende que se aclare y complemente a fin de tener mayor claridad sobre la muerte de Nisman. (…) La convocatoria adicionalmente surge como necesaria toda vez que el fiscal Taiano ha hecho lugar a otras declaraciones de personas mucho más alejadas del objeto del proceso, por lo que lógico resulta que la declaración de uno de los profesionales que intervino directamente en una pericia fundamental. Reviste una igualmente trascendental importancia que informe todo cuanto ha percibido”, postuló la defensa de Lagomarsino, a cargo de Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro.

La declaración de Manzano no solo fue rechazada por el fiscal y el juez. También se opone el abogado Pablo Lanusse, quien representa a la querella de la madre de Nisman, Sara Garfunkel, y recientemente asumió la defensa del expresidente Mauricio Macri en causas penales.

“De hacerse lugar a la declaración, el juzgador definitivamente tendrá que tomar una decisión desvinculatoria en relación a nuestro defendido”, desafió la defensa de Lagomarsino.

Entretanto, ¿en qué anda la investigación por la muerte del fiscal? Tras la feria judicial, se oficializó el pedido para que declaren la periodista Ilana Dayan y el supuesto exagente de la inteligencia israelí Uzi Shaya, quien en junio del año pasado en un reportaje en un canal de Israel aseguró que se había reunido con Nisman en Europa antes de su regreso a Buenos Aires y le entregó información sobre supuestas cuentas de Cristina Fernández de Kirchner y su hijo Máximo en Irán, Chipre y las islas Seychelles y Caimán. Pero no conservó copia de esos documentos.

En ese mismo reportaje, la periodista Dayan “manifestó que descubrieron que hacia finales de 2014 Nisman habría realizado una visita relámpago al Estado de Israel, con el fin de mantener un encuentro con un ejecutivo de una empresa de seguridad”. El programa –así lo relata el fiscal Taiano – difundió “una entrevista realizada a una persona que sería el dueño de la empresa de seguridad, el cual relató el encuentro que tuvo con Nisman, los servicios que el exfiscal solicitó, así como también los motivos por los cuales quería esos servicios”. El desconocido personaje, que (violando una regla básica del periodismo) nunca fue identificado, dijo que “en Tel Aviv arregló una reunión en una cafetería” con Nisman. El hombre sin rostro dijo en el reportaje: “Básicamente quería custodia. Lo vi muy intranquilo, neurótico, histérico e inquieto”.

Bastaría una consulta a Migraciones sobre los viajes de Nisman para corroborar tal situación. Para Taiano, “resulta de suma importancia confirmar esta información pues, hasta el día de la fecha, se trata de una circunstancia desconocida en esta investigación”. Para ello, dispuso solicitarle a la periodista Dayan “que brinde los datos de la empresa de seguridad, como así también del dueño de esa empresa al cual entrevistó”.

Taiano elaboró un pliego de preguntas para hacerle a la periodista y otro para el supuesto exagente de inteligencia israelí. La defensa de Lagomarsino también formuló preguntas, pero el fiscal las rechazó: “Toda vez que las preguntas oportunamente formuladas en relación a la Sra. llana Dayan resultan improcedentes, pues no se corresponden con la labor periodística realizada por la nombrada, ni tampoco con manifestaciones por ella expuestas en el programa de televisión, no ha lugar al pliego de preguntas propuesto”. Solo preguntará el fiscal.  «

Fuente: Tiempo Argentino