El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) rechazará los aumentos en los servicios de telefonía fija y móvil, internet y televisión paga para agosto y septiembre que las empresas informaron a los usuarios, aseguró el vicepresidente de la dependencia oficial, Gustavo López. "Nosotros vamos a rechazar los aumentos", sostuvo el funcionario, quien advirtió que "lo que pretenden las empresas es un proyectado del 65 al 70% de aumento en un año", incremento al que calificó de "disparate".

"Con aumentos de ese tipo, amparados por la justicia, mucha gente se va quedar sin servicio", enfatizó el funcionario. En enero de este año se descongelaron los precios de los servicios de comunicaciones, En esa oportunidad, el Enacom autorizó hasta el 1 de julio aumentos del 20%, mientras que las empresas aumentaron alrededor de 32%, amparadas en medidas cautelares que frenaron la aplicación del DNU 690 y sus reglamentaciones que categorizaron a la tv paga, internet y telefonía como servicios públicos esenciales y en competencia.

"Nuestro objetivo era que no hubiera aumentos hasta diciembre, pero las empresas ya anunciaron incrementos para agosto y septiembre. Esta semana nosotros lo vamos a rechazar", indicó López en diálogo con Télam. El vicepresidente del Enacom recordó que existen medidas cautelares iniciadas por las empresas que impiden la aplicación del DNU 690 que declara a internet, telefonía fija y móvil y tv paga como servicio público esencial y en competencia, así como la posibilidad de regular los precios.

"En este punto no hay dialogo porque cada uno tiene una postura diametralmente opuesta, no hay posibilidad de zanjarlo: O es servicio público o no es servicio público" insistió López. Sostuvo que, a pesar de las objeciones realizadas al DNU 690, "las empresas están invirtiendo más que en el 2019", cuando los precios estaban liberados.


López concluyó que tras analizar los montos invertidos en los últimos seis años, "la inversión no depende de la regulación sino de la macroeconomía". Consultado por la posición de quienes promueven que el Estado subsidie la demanda y deje los precios liberados a la competencia indicó que: "subsidiar la demanda sería: 'cobren lo que quieran que total el Estado lo paga'. Nosotros decimos: cobren lo justo, lo razonable, que nosotros también ayudamos".

Subrayó además, que el Fondo de Servicio Universal tiene por objeto financiar la expansión de redes y que los ingresos que existen por ese concepto no alcanzarían para subsidiar la demanda. Ante la posición del sector privado que asegura verse condicionado por la declaración de servicio público, y especialmente por la regulación de precios, López señaló que "nosotros no nos metemos en sus ganancias, pero estamos cuidando al consumidor".

El funcionario recordó que la decisión de declarar a internet como servicio público se tomó un año atrás cuando en plena pandemia, con el aislamiento social vigente y un congelamiento en las tarifas de gas, luz y agua, las empresas del sector "quisieron volver a aumentar de un modo brutal" los precios de los servicios. La semana pasada el presidente Alberto Fernández reavivó el debate público al sostener que las comunicaciones son un servicio público "le pese a quien le pese".