Hace unos días, los periodistas Rodrigo Lussich y Adrián Pallares, conductores de Intrusos, se refirieron a la salida de Débora D'Amato del magazine de espectáculos de América TV. Mientras tanto, en las redes sociales se reproducían los mensajes que asociaban la delgadez de la periodista con haber sido desvinculada del programa y, cansada, compartió un fuerte descargo en su cuenta de Instagram. 

Al igual que muchas mujeres de los medios, y en cualquier otro rubro también, Débora D' Amato recibe muchísimas críticas sobre su cuerpo en las redes sociales y decidió hacer un duro descargo hacia los "haters" que la critican por su delgadez y hasta por sus canas. "No quiero aparentar menos edad de la que tengo. No me importa la edad que aparento. Estoy chocha con quien soy aparente lo que aparente. Mido 1.70. Peso 65 kilos. Me quedó la panza flácida por el embarazo. Tengo celulitis en el traste", inició la periodista de 48 años.

Con respecto a su cuerpo, duramente cuestionado por ciertos personajes de internet, Débora explicó: "Si hago actividad física es porque no me gusta ahogarme si subo una escalera o corro un bondi. Pre y post  me hice un chequeo general: valores absolutamente saludables, organismo en excelentes condiciones. Lola (su hija) sigue tomando teta: me alimento duro y parejo porque me gusta comer y por lactancia".

Como los comentarios repudiables parecen no cesar, la periodista también debió explicar que no padece trastornos alimenticios. "No se ocupen ni preocupen. Y aflojen porque en este caso, cansa la reiteración pero no hay ningún trastorno de alimentación pero en el caso que si lo hubiera, "flaco" favor hacen para lograr el objetivo (buena onda ¿?) que engorde", lanzó.

Por último, a fin de bajar a la realidad una enfermedad que no puede ser banalizada, mucho menos para criticar, la periodista quiso sumar en el debate y concluyó: "La bulimia y/o anorexia no se cura diciendo: estas MUY flaca, comé. Los mensajes de ese tipo no son constructivos con quienes padecen. Besos".

Fuente: El Destape