WASHINGTON.- Tras una noche de furia en Minneapolis, que incluyó incendios, violencia y la toma de una comisaría en medio de las protestas por la muerte a manos de la policía de George Floyd, el presidente, Donald Trump, amenazó con enviar al Ejército, llamó "matones" a los manifestantes y afirmó: "Cualquier dificultad y asumiremos el control, pero cuando empiecen los saqueos, empieza el tiroteo". Twitter ocultó luego ese mensaje por "glorificar la violencia".

Trump dijo esta madrugada que no podía mirar lo que ocurría en Minneapolis sin hacer hacer nada, cargó contra el alcalde demócrata, Jacob Frey, a quien tildó de "un muy débil radical de izquierda", y amenazó con enviar a la Guardia Nacional para "hacer bien el trabajo".

Ese fue el primer mensaje. El segundo fue ocultado por Twitter con una advertencia: "Este tuit violó las reglas de Twitter sobre glorificar la violencia". De todos modos, Twitter permitió a los usuarios leer el mensaje luego de pasar por la advertencia porque "puede ser de interés público que el tuit permanezca accesible", indicó la red social.

 

 

"Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le dije que el Ejército está con él a fondo. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando empiecen los saqueos, empieza el tiroteo. ¡Gracias!", tuiteó el mandatario.

Conmocionada, Minneapolis quedó envuelta en la violencia otra vez en la tercera noche de protestas por el nuevo caso de brutalidad policial, que recibió una condena nacional unánime y que, para muchos, se trató lisa y llanamente de un asesinato. Los cuatro oficiales involucrados en la muerte de Floyd fueron despedidos, pero aún no han sido imputados de ningún crimen. El FBI abrió una investigación.

Anoche, las protestas escalaron al punto tal que un grupo de manifestantes tomó una de las comisarías, el Precinto 3, que quedó destrozado y envuelta en llamas. Hoy, Minneapolis amaneció ensombrecida, con una fuerte presencia policial en las calles, soldados y camiones militares blindados. En medio de una fuerte tensión, un periodista de CNN, Omar Jimenez, fue arrestado sin motivo alguno mientras transmitía en vivo rodeado por policías estatales.

Fuente: La Nación