Hasta La Nación admite que cayó drásticamente la imagen positva del presidente y el gobierno en general