Mientras el país se incendia por las propias políticas implementadas por el Gobierno, Mauricio Macri estuvo este miércoles en Corrientes. En la provincia mesopotámica visitó el Parque Ecoturístico del Iberá, acompañado del gobernador radical, Gustavo Valdés.

En plena inauguración del parque, Macri se puso a bailar chamamé, y muy sonriente intentó disimular su falta de destreza para moverse. 

Macri pareciera negarse a ver la triste realidad en que viven las mayorías de los argentinos, una realidad de la que él y su "mejor equipo" son completamente responsables.