En una entrevista televisiva, el candidato a diputado por el Frente de Todos Sergio Massa, lanzó críticas feroces al presidente Mauricio Macri, al que calificó como "caprichoso", "soberbio" y "malo", entre tanto ponderó la "autocrítica" de la expresidenta Cristina Kirchner.

"Macri es un presidente muy malo", señaló Massa en entrevista en el canal A24.

"La soberbia y el capricho de Macri lo lleva a esto de 'ah, vieron, ustedes me votaron en contra y ahora miren lo que hago’".

"Estamos frente a un presidente que dice ‘si no hacen lo que digo, miren lo que soy capaz de hacer’", advirtió.

Mirando hacia el Frente de Todos que integra, Massa dijo que Alberto Fernández será "el presidente que cierra la grieta" entre tanto elogió a Kirchner por "resignar su candidatura". 

A continuación, una selección de las frases más destacadas:

Macri: “Es un presidente muy malo”  

Macri es caprichoso y soberbio, un señor que está dispuesto a cualquier cosa con tal de radicalizar a la sociedad y mantenerse en el poder. Macri debió haberse levantado el lunes a las 5 de la mañana, llamar al FMI y rediscutir el acuerdo de argentina respeto de la capacidad de pago. Todo el tiempo juega a tirar más nafta al fuego. Macri habla mucho del mercado y poco del supermercado, de lo que le pasa al cuidadano o al jubilado a quien esta devaluación le comió el aumento que iba a recibir en diciembre. Equivocó el camino, lleva a la argentina al precipicio y dice ‘aceleremos’. Hay que decirle “doble maestro”. 

La soberbia y el capricho de Macri lo lleva a esto de “ah, vieron, ustedes me votaron en contra y ahora miren lo que hago’. Estamos frente a un presidente que dice ‘si no hacen lo que digo, miren lo que soy capaz de hacer’.

María Eugenia Vidal termina en la trampa de un pésimo presidente y termina siendo funcionar al presidente y no a su propio gobierno. Su gobernación no fue buena. Pero no le voy a echar toda la culpa a María Eugenia porque el peor gobernador de la historia fue Scioli. El patrimonio del Ministro de Economía el lunes subió 27 millones de peso. El gobierno esta dispuesto a todo con tal de mantener el poder.  Este gobierno se pasó cuatro años diciendo que todos los problemas fueron culpa del gobierno anterior y el día que pierde las elecciones dice que el problema es culpa de los que vienen. Hoy la Argentina vale la mitad de lo que valía cuando Macri asumió como presidente. En el medio quedaron 4 millones de pobres.  Rodríguez Sáa, el presidente endeudador, apoya a Macri. En Frente de Todos tenés a los tipos que laburaron hasta 2016 para salir de la deuda con el Fondo. Nosotros fuimos protagonistas de la resolución de holdouts. Hay un prejuicio sobre los que cumplimos con el mundo. Frente de Todos: “Aprendimos de nuestros errores” Axel Kicillof lo va a hacer muy bien. Yo tenía prejuicios sobre el, y lo conocí, trabajamos juntos estos meses, pudimos compartir miradas. Es un tipo de escucha, que intenta aprender y le gusta el contacto mano a mano con la gente. Vamos a tomarnos estos 77 día para tratar de convencer a los que no nos votamos, decirles que aprendimos de nuestros errores y que vamos a despertar nuestras diferencia, que Alberto va a ser un buen presidente y que pongamos a la argentina en crecimiento y desarrollo. Los peronistas nos tenemos que sacar ese mito de la mochila de que ningún presidente peronista termina su mandato. Yo quería ser presidente pero decidí ceder en términos de ambición personal. Si de algo estoy seguro es que Alberto es el presidente que cierra la grieta. Todos aprendimos, estamos más grandes, estamos más viejos, aprendimos de nuestros errores. Como dice Alberto es tiempo de volver al gobierno para ser mejores y hacerlo bien. 

Aprendimos, y vamos a tratar de no repetir los errores, lo vamos a hacer con ganas y estamos dispuestos al debate. La autocrítica más grande que hace Cristina Kirchner es resignar su candidatura. Alberto en sí mismo encierra una autocrítica muy profunda del proceso. Soñamos con que Macri le ponga la banda presidencial a Alberto Fernández el 10 de diciembre, porque para nosotros es una tranquilidad decir que no van a acusarnos de no dejar gobernar a un presidente no peronista. Y es mostrar que aun con el fracaso estrepitoso de Macri las instituciones funcionan. 

 

(Fuente www.perfil.com)