La CGT todavía duda sobre la conveniencia o no de sumarse orgánicamente a la marcha que algunos gremios, las CTA y organizaciones sociales llevarán adelante el 4 de abril (4A) a Plaza de Mayo contra la política económica del gobierno de Mauricio Macri.

De acuerdo a lo que venían adelantando algunos dirigentes de la central obrera, prácticamente era un hecho que la CGT se sumaría a esa movilización que promete ser multitudinaria, pero en las últimas horas, al  haber postergado la reunión prevista, y teniendo en cuenta que hace más de cuatro meses que quienes la conducen no se juntan, demuestra que han decidido prolongar la indefinición.

De esta manera, los dos secretarios generales a cargo, Héctor Daer y Carlos Acuña, evidentemente han preferido escuchar a los referentes más cercanos a Casa Rosada.

En concreto, los llamados independientes y aquellos conocidos como los “gordos” de los grandes gremios de servicios, buscan evitar que una masiva congregación callejera opositora afecte las negociaciones abiertas con el Gobierno, más específicamente con la secretaría de Trabajo, por las nuevas regulaciones sobre obras sociales sindicales.

Y, por supuesto, una cuestión no menor es que tampoco quieren volver a exponerse a un clamor generalizado de convocar a un paro general, por temor al escarmiento, tal como había ocurrido aquel 7 de marzo de 2017, cuando la multitud reclamaba que pusieran una fecha, pero el entonces triunvirato no se animó y la consecuencia fue un cierre con disturbios alrededor del palco.

La parálisis cegetista ya acumula 126 días: la última vez que se reunió la cúpula fue el 8 de noviembre del año pasado, cuando no sólo acordaron suspender la quinta medida de fuerza contra Mauricio Macri, sino que hasta celebraron el bono optativo que había lanzado el Gobierno por decreto.

Mientras, la movilización del 4 de abril, impulsada por la CTA, el Frente Sindical y pequeños empresarios de la industria, además de organizaciones sociales, inquieta en el interior de Casa Rosada, porque las adhesiones a esa marcha cada vez son más.

Por su parte, el secretario general de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky, destacó que será una marcha contundente, y que “el paro nacional va a construirse a partir del éxito de estas movilizaciones”.

“Se está trabajando en una marcha conjunta, una gran convocatoria que unifique la demanda por la defensa de los puestos de trabajo, de la producción nacional y de temas como la paritaria libre, las conquistas laborales y el tema de los tarifazos”, sostuvo el también diputado nacional de Unidad Ciudadana.

Fuente: Info135