De fondo, la noticia que tiene en vilo a todos los argentinos: los tarifazos que siguen aumentando.

El Ente Nacional Regulador Del Gas (Enargas) llevó adelante el paso previo a un nuevo aumento para las tarifas del gas: convocó a la audiencia pública a la que está obligado por ley. Según la resolución publicada hoy en el Boletín Oficial, la intención del Gobierno es que la suba empiece a regir en octubre. Se estima que el nuevo tarifazo será del 25 por ciento sobre las facturas.

La audiencia pública será el 4 de septiembre en el Centro Metropolitano de Diseño, en Barracas. Habrá “centros de participación virtual” en Neuquén, Río Grande y Bahía Blanca.

En la audiencia estarán los representantes del Ministerio de Energía y de las prestadoras Transportadora Gas del Sur, Megrogas, Litoral Gas, Gas Natural Ban, Camuzzi Gas Pampeana y Camuzzi Gas del Sur. Además, las asociaciones de consumidores se presentarán para cuestionar el nuevo aumento y puede participar “toda persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho subjetivo, interés simple o derecho de incidencia colectiva”.

En los próximos días, Energía deberá fijar el nuevo valor del gas en boca de pozo que regirá desde octubre y, a la vez, trasladar a las tarifas el incremento de precios mayoristas sobre los ingresos de transportistas y distribuidoras, que se aplicó entre marzo y agosto últimos.

A principios de junio el Gobierno tuvo que aplicar un “paliativo” a los tarifazos en el gas, medida que acordó con sus aliados radicales ante el impacto de las subas. La ayuda oficial fue apenas permitir que los usuarios residenciales y las pymes puedan financiar en tres pagos, con un interés del 1,5 por ciento mensual penas una cuarta parte de las facturas de los meses invernales.

La nueva suba en el gas se suma a la anunciada hace apenas dos semanas para la tarifa eléctrica. El ministerio de Energía Javier Iguacel informó una suba de hasta el 28 por ciento y dijo que el aumento se debe al “fomento de la calefacción eléctrica”, por lo que recomendó a los usuarios “disminuirla al mínimo”. 

 

Fuente: Página/12