Las palabras de Bonafini se dan luego de que este lunes, un abogado de la sindicatura se presentó pero no pudo ingresar al inmueble, debido a la presencia de los manifestantes.

El asociación de Derechos Humanos denuncia que la Justicia busca "secuestrar e inventariar el archivo histórico de la institución", en el marco de la causa que investiga la quiebra de la fundación. "Esta casa es de todos. No es de la Madres. La hicimos, la defendemos y la cuidamos con el mismo criterio que nuestros hijos dieron sus vidas: por nosotros y para nosotros", afirmó Bonafini. 

"Es todo tan falso, siniestro y mentiroso, que la verdad que puedo decir que ¡me chupa un huevo!", recalcó ante los gritos y aplausos de los cientos de manifestantes que se congregaron durante la mañana en el lugar.