En el programa “Animales Sueltos” elaboraron un informe respecto de las escuchas judiciales. Quien expuso los datos fue la periodista Mariel Fitz Patrick:

 

“Hoy hay 5120 líneas intervenidas en todo el país. De esas 5100, 90 son en directo, o sea en este momento mientras pasamos el programa están escuchando esas líneas, porque puede haber algún delito que se tiene que poder detectar y poder interrumpir en el momento”

“El 36% de los pedidos de escuchas tienen que ver con causas de drogas, el 29% no está identificado, y le pregunté: pero entonces hay escuchas en las que no sabemos cuál es la carátula de la causa”

“Esas no deberían existir”, agregaron.

Quien expresó su desacuerdo fue el periodista Tato Young: “Eso hay que revisarlo, eso va a ser revisado. Esta oficina que nos está mostrando Mariel, hasta hace dos o tres años era absolutamente secreta, no se podía entrar ahí adentro, porque era de la SIDE y era inviable, era totalmente prohibido. Segundo, 5000 escuchas dice Mariel que hay en simultáneo, esto significa que hay un montón de jueces que están escuchando gente para ver qué pasa. Tirando el mediomundo para ver si pescan algo. Y eso es ilegal. Y eso es una práctica muy asentada en la justicia”.

Y agregó: “Pensá que intervenir la vida privada de alguien no es moco de pavo, es un tema delicado, la vida privada de cada uno es un tema muy personal. Un juez, cuando se te mete en tus conversaciones telefónicas tiene que justificar muy bien por qué se está metiendo, cuál es el delito, por cuánto tiempo te escucha, qué es lo que está buscando, cuando hacen esas ‘sin explicar’ lo que están buscando es al boleo, eso puede ser una investigación o puede ser una extorsión”