El Senado aprobó hoy -luego de un extenso debate- el proyecto de ley de financiamiento de los partidos políticos, que unifica varias iniciativas tanto del oficialismo como de la oposición, y que, entre otras cosas, levanta la prohibición para que las empresas privadas puedan aportar fondos a las campañas proselitistas.

La Cámara Alta aprobó hoy con 48 votos afirmativos contra dos negativos. En días pasará a Diputados para que finalmente se convierta en ley.