En el programa de Eduardo Feinmann, se realizó un móvil con el dirigente de izquierda Christian Castillo, desde una marcha respecto de la detención de Lula da Silva.

 

El periodista mostró en su pregunta inicial la incomodidad recriminándole al dirigente “por qué no se van a Curitiba” a hacer la marcha, y defendiendo el procedimiento mediante el cual el ex mandatario quedó detenido.

La respuesta del dirigente fue: “eso es lo que usted opina, no es lo que opina la mayoría del pueblo brasilero”.

Pero la entrevista se volvió compleja, ya que la exposición permanente de Feinmann de su parecer le impedía responder al entrevistado, quien le preguntó: “¿Me va a dejar responder o me va a chicanear?”

Finalmente, cuando el dirigente puedo argumentar, aclaró que la situación incluye a toda América Latina, argumentando contra el procedimiento que destituyó a Dilma y por el que encarcelaron a Lula da Silva y también hizo referencia a la amenaza del ejército en Brasil, a lo que Feinmann  calificó como una “pelotudez”.

Sintiéndose acorralado, el periodista lanzó: “Usted quiere tener siempre la razón”, a lo que el dirigente respondió que no le estaba contestando a la argumentación que estaba exponiendo. Y le preguntó si a él le parecía democrático que la votación se diera ante la amenaza del ejército de Brasil, “¿a usted le parece justo eso?”

La respuesta, carente de argumentos del periodista fue: “Si lo tienen tan claro, ¿por qué no se van a Brasil?” y “no rompen las pelotas acá”