La Sala integrada por Ángela Ledesma, Alejandro Slokar y Guillermo Yacobucci rechazó por segunda vez el pedido de Astiz. La jueza Ledesma votó en todos los casos por la remisión de las actuaciones al Tribunal de origen.

 

 

Un intento de impunidad rechazado por el pueblo

En 2017, el genocida Luis Muiña recibió el beneficio del 2×1, pero los pañuelazos realizados en todo el país manifestaron el rechazo de la sociedad para convivir con asesinos de la Patria. Tras el fuerte repudio al beneficio promovido por el Gobierno de Mauricio Macri, la decisión inicialmente tomada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación sigue sin lograr su objetivo. En 2018, la Corte revirtió su criterio, con la única firma en disidencia a cargo del Presidente del Tribunal Supremo, Carlos Rosenkrantz.

Fuente: La imposible