Los datos difundidos ayer por el Indec sirven para destacar la total impericia del macrismo para controlar la inflación. En este 2018, la inflación mayorista tuvo un aumento del 71,1%, lo que vale que una familia tipo necesite unos $24000 para estar por encima de la línea de pobreza.

En la medición interanual la inflación mayorista ya alcanzó el 76%, es unos 30 puntos porcentuales por encima de la inflación minorista. Esto significa que los aumentos de los comerciantes fueron mayores a los de las góndolas, es por eso que no se descarta que siga habiendo una remarcación de precios.

A un año de las elecciones el Gobierno mostró que en lo más básico de las metas que prometió no pudo cumplir. El fracaso del experimento macrista se muestra con todos los indicadores de la economía.

 

INDEC Argentina on Twitter