La misión, encabezada por el italiano Roberto Cardarelli, encargado de supervisar el caso argentino, llegará en medio de la discusión por el Presupuesto, que quedó en condiciones de ser votado el 14 de noviembre.

Pero también se produce a horas de que Fitch, una de las evaluadoras de riesgo internacionales más importantes planteara dudas sobre la administración de Mauricio Macri, al calificar como “negativa” a la evaluación de la deuda externa, y definir como “incierto” al futuro del modelo económico de Cambiemos.

Sin embargo, el Gobierno se esforzará por mostrar avances en materia fiscal y el sobrecumplimiento de la base monetaria por parte del Banco Central.

En tanto, la próxima revisión del Fondo tendrá lugar en diciembre próximo, de acuerdo con lo estipulado. En ese marco, el FMI va a reabrir su oficina en Argentina y nombró como su representante al economista jamaicano Trevor Alleyne, quien asumirá su cargo a finales de noviembre.

El directorio del FMI aprobó a fines de octubre pasado la primera revisión del desempeño de la Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By de 36 meses que fuera suscripto el 20 de junio de 2018, autorizó un desembolso por 5.700 millones de dólares, y también aprobó la ampliación del programa de asistencia solicitado por el país a comienzos de este mes.

Con la aprobación de la ampliación del Acuerdo Stand-by se incrementa el acceso hasta un total de aproximadamente 56.300 millones de dólares. Las autoridades pidieron usar este financiamiento del FMI como apoyo presupuestario, según señala un comunicado del FMI.

Fuente; info135.com.ar