En clubes como Boca Juniors y River Plate, ganar un solo título local no alcanza para sostenerse en el cargo de director técnico. Martín Demichelis sabía a lo que se exponía siendo el primero en la era post Marcelo Gallardo y a la presión doble que tenía por asumir tal responsabilidad. Y hasta Juan Román Riquelme lo expresó muy bien: “Ganar una Copa Libertadores equivale a 10 torneos domésticos”. La liga argentina 2023 obtenida de punta a punta por el Millonario parece haber quedado en la memoria de los hinchas nada más. Estos mismos hinchas que veneraban a Micho hace un mes atrás aproximadamente, son los mismos que hoy lo destratan e insultan por redes sociales, como sucedió el sábado por la noche luego de perder contra Vélez Sarsfield. Las dos eliminaciones consecutivas en Copa Libertadores y Copa Argentina, a manos de Talleres de Córdoba e Internacional de Porto Alegre, profundizaron la crisis futbolística del plantel. Y el principal responsable, tal como confesó el fin de semana, es el entrenador de turno. Además, el rumor que se generó en el vestuario visitante del José Amalfitani de un cortocircuito entre él y los futbolistas detonó una bomba innecesaria. Lo que podría pasar a corto plazo con Demichelis en River El periodista deportivo Gustavo Yarroch informó que, de no clasificar a la siguiente ronda de la Copa de la Liga Profesional y, si no sale ileso del próximo Superclásico, es muy difícil que siga siendo el técnico del club de Núñez en la Copa Libertadores 2024. ¿Hasta cuándo se mantendrá en el puesto Demichelis?