La crisis del coronavirus podría acelerar los tiempos en River, que tendría que desprenderse de algunos de sus futbolistas para poder costear deudas y compromisos a futuro con media docena de equipos alrededor del mundo, desde Liverpool de Montevideo hasta Al-Ahli de Arabia Saudita pasando por Karpaty Lviv de Ucrania.

En concreto, el Millonario tiene que pagar cuotas pendientes por Nicolás De la Cruz, Paulo Díaz, Jorge Carrascal, Fabrizio Angileri, Matías Suárez y Juan Fernando Quintero. En total, el número superaría los 6.5 millones de dólares. Y en el contexto actual, la única salida sería ingresar plata a través de ventas.

 

 

Por De la Cruz, el Millonario debe abonar el 25 por ciento restante de la compra del 30 por ciento del pase a Liverpool. En principio, los uruguayos no iniciarán reclamo ante la FIFA ya que consideran que es posible que se concrete una venta en los próximos meses y ellos tienen el 70 por ciento de la ficha del jugador.

Más números: dos pagos de 743 mil dólares a Godoy Cruz por Angileri, 2.5 millones de euros por Carrascal con Karpaty, dos cuotas de un millón por Paulo Díaz con Al-Ahli, 700 mil con Belgrano por Suárez y una cifra que no trascendió con Porto por Juanfer.

 

 

Este panorama obligaría a River a poner a sus figuras en vidriera, con algunos jugadores como los apuntados a sanear la economía. Rafael Santos Borré es uno de ellos: Atlético de Madrid podría recuperarlo por 7 millones de euros. Gonzalo Montiel, en la mira de Torino, sería negociable por una cifra menor a los 20 millones de la cláusula. Y Lucas Martínez Quarta, quien ya sonó en varios clubes, es la tercera alternativa.

Fuente: TyC Sports