Esta mañana, el mundo Boca se vio sacudido por una noticia preocupante. Edwin Cardona se sometió a estudios médicos de rutina luego de padecer el Covid-19 y los resultados arrojaron una leve miocarditis como secuela de la enfermedad. De esta manera, el mediocampista xeneize permanecerá inactivo hasta realizarse otros estudios.

"Edwin Cardona en los chequeos cardiológicos post COVID presentó signos de miocarditis leve por lo cual no realizará esfuerzo de alta competencia durante 14 días hasta repetir los estudios", publicó la cuenta de Boca Juniors en las redes sociales.

 

Tweet de Boca Juniors

¿Qué es la miocarditis leve post Covid-19?

En las últimas semanas se ha fortalecido la evidencia de que el coronavirus puede traer como consecuencia un daño cardíaco, incluso, entre pacientes asintomáticos. Si bien siempre se lo asoció a los problemas respiratorios, lo cierto es que el Covid-19 tiene un amplio espectro de complicaciones cardiovasculares, que incluyen falla cardíaca nueva, arritmias, síndrome coronario agudo, inflamación del corazón y hasta paro cardíaco. Además, la presencia de lesión cardíaca ha mostrado tasas de mortalidad desproporcionadas.

La inflamación del corazón, llamada miocarditis es una complicación potencialmente letal, y se han publicado múltiples reportes de casos. Actualmente se desconoce el mecanismo exacto, pero recientes hallazgos sugieren que parece ser el resultado de la infección directa del virus que ataca el corazón, o posiblemente como consecuencia de la inflamación desencadenada por la respuesta inmune excesivamente agresiva del cuerpo. Hay reportes de hallazgos directos de partículas del virus en el corazón a partir de estudio de biopsias cardíacas y autopsias.

Cualquier secuela cardíaca que persista semanas o meses después de la infección es claramente preocupante. Un estudio evaluó con resonancia magnética cardiaca a 100 pacientes recientemente infectados por COVID-19, la mayoría de los pacientes se recuperaron en casa y la gravedad de la enfermedad varió de asintomática a síntomas leves a moderados. Los autores reportaron compromiso cardíaco en 78% de los pacientes e inflamación del corazón activa en el 60%.

Además durante la pandemia de COVID-19, se ha reportado un aumento muy significativo en la incidencia de Síndrome del corazón roto o Takotsubo, alcanzando el 7,8% en comparación con la incidencia prepandemia del 1,7%. Esta enfermedad presenta síntomas similares a los de un ataque cardíaco, como dolor en pecho y dificultad para respirar. Pero habitualmente es transitorio, y no afecta a las arterias coronarias como un infarto, sino al músculo cardíaco. 

Fuente: El Destape