La emoción todavía sobrevuela el mundo River Plate tras la despedida que los hinchas le tributaron a Marcelo Gallardo en el Monumental antes, durante y después de la derrota 1-2 ante Rosario Central por la Liga Profesional. Luego de ocho años y medio al frente de una gestión que cosechó 14 títulos, el Muñeco decidió correrse de la escena, más allá de que le queda el choque del domingo ante Racing y tal vez un par de amistosos. No obstante, la próxima pretemporada estará a cargo de un nuevo orientador. Y el nombre que pica en punta es el de Martín Demichelis.

El ex defensor, de 41 años, ya acumuló experiencia en el Bayern Múnich, donde dirige al segundo equipo (tiene vínculo vigente hasta fin de año) y mamó la filosofía ultraganadora de los alemanes, similar en cuanto a ambición a la del Millonario, club del que surgió y en el que dio una vuelta olímpica antes de ser vendido a la Bundesliga a cambio de cinco millones de dólares.

Si bien la idea de la dirigencia es tomarse el tiempo necesario para bajar el martillo y hacer un proceso minucioso de selección, Micho parece tomar ventaja por perfil, aunque en nómina surgen otros nombres como Pablo Aimar o Ricardo Gareca. Además, más allá de que cuenta con su cuerpo técnico, el club podría adosarle viejos conocidos como “pata de River”, como Germán Lux, recientemente retirado, o Javier Pinola si decide colgar los botines.

Eso, más la incorporación de Leonardo Ponzio a la secretaría técnica que encabeza Enzo Francescoli, aquel que apuntara con gran olfato a Gallardo como el comandante del ciclo cargado de gloria que está por finalizar.

En las últimas horas, surgió la información de que, entre los sondeos realizados por la cúpula de Núñez en pos de delinear el día después del Muñeco, alguien levantó el teléfono y se comunicó ni más ni menos que con Marcelo Bielsa, hoy sin trabajo tras su etapa en el Leeds de Inglaterra. Desde entonces, algunos clubes lo fueron a buscar (como el Santos o uno de los candidatos en las elecciones del Athletic Bilbao, que finalmente tropezó en las urnas), pero no cerró con ninguno.

Así lo contó Juan Cortese, periodista de TyC Sports. “El sueño de alguien que es parte de la mesa ratona de River, que es muy chiquitita, es Marcelo Bielsa. Cuando este dirigente le consultó a Bielsa si le interesaría dirigir a River, él le contestó: ‘Yo no podría dirigir en una liga que tiene a uno de sus equipos que tiene un estadio que lleva mi nombre’. Agradeció y le dijo que no”, fue su relato.

Más allá de este lance, Demichelis toma fuerza minuto a minuto. Lo que no consiguió con la indumentaria de futbolista (quiso regresar en 2013, pero el encuentro con Daniel Passarella, entonces presidente, no fue grato y lo acusó de “no mostrar el más mínimo interés”), podría darse con el buzo de DT. “Algún día sueño con entrenar a River y también a los clubes en los que jugué”, había declarado en diálogo con ESPN en abril. Quizá su deseo esté a punto de cumplirse...