Las finales de Copa Libertadores entre River y Boca han afectado directamente a la Superliga. Mientras el Millonario debe tres partidos, Boca acumula dos y en el medio, muchos equipos que necesitan jugar esos duelos.

Es por eso que la organización del torneo argentino no se guardó nada y criticó duramente a la CONMEBOL por sus manejos. A continuación, la carta de la Superliga.

Los representantes de los clubes de Primera División del fútbol argentino, congregados con motivo de la habitual reunión de Comité Ejecutivo de la Superliga Argentina de Fútbol, quieren expresar su preocupación, alarma y desagrado por el perjuicio que la CONMEBOL ha provocado en la competencia que aglutina a las instituciones participantes del torneo local.

Los permanentes cambios de fecha decididos en forma unilateral por la Confederación Sudamericana de Fútbol, sin consultarlos con los clubes participantes de la instancia final del torneo continental ni con la Superliga han provocado un enorme daño a la competencia interna de nuestro fútbol.

Las fechas establecidas hace más de un año (precisamente el 27 de septiembre de 2017, aprobadas por el Consejo de la confederación en su reunión de Bogotá, Colombia) por la misma CONMEBOL para la disputa de los partidos finales fueron las de los miércoles 7 y 28 de noviembre. Y sobre ellas se edificó una programación de la competencia local. Pero una vez que estuvieron clasificados para la final de la Copa Libertadores dos representantes de la Superliga Argentina de Fútbol, la Confederación Sudamericana inició una serie de cambios inconsultos con todas las partes interesadas, afectando sobremanera las fechas y horarios del torneo local.

Toda esta desprolijidad en el tratamiento de fechas en 45 días provocó una invasión permanente al calendario local, que obligó a que se reprogramaran 5 jornadas que estaban organizadas desde hacía tiempo

Por todos estos factores, este cuerpo de representantes de la Superliga Argentina de Fútbol quiere expresar su rechazo, preocupación y desagrado por el accionar de la CONMEBOL. Rogamos se tomen en cuenta estas desavenencias detalladas para perfeccionar las interacciones entre la Confederación y las competiciones locales.

 

Fuente: marca.com