De Paul fue suplente en los dos primeros partidos que fue convocado tras regresar de Qatar 2022, y recién vio acción entre semana en el duelo de Copa del Rey contra Levante, donde el Atleti se impuso con una discreta actuación del volante campeón del mundo, que está atravesando un mal momento con la hinchada del equipo, producto de una serie de desencuentros...

Verlo brillar con Argentina y ser suplente en el equipo, es algo que los hinchas no toleran. Pero ese no es el principal problema. Con el Atleti casi afuera de Champions, cosa que terminó pasando, y en una Liga titubeando, escenario anormal desde que Simeone está al frente, De Paul se ausentó a fines de septiembre pasado una semana alegando que debía hacerse cargo de una cuestión personal en Argentina, y a los pocos días, se lo vio acompañando a su novia en un recital desarrollado en Miami. Para colmo, De Paul venía de jugar los amistosos de Argentina contra Honduras y Jamaica días antes.

Lo cierto es que desde ese momento la relación con la gente se rompió, y la única forma de recuperarla es a través de buenas actuaciones en el campo de juego, cosa que hasta el momento no viene ocurriendo. El mensaje es claro, que brille como lo hace en Argentina...

Tweet de Dosis Futbolera