El gol de Benedetto sí fue una jugada al estilo del Boca de Guillermo. El equipo, tras un ataque mal finalizado por River, encontró espacios para salir y en tres toques nada más se puso 1 a 0. Clave claro el aporte de Nández, al meter un pase filtrado con forma de daga a la espalda de Pinola. Después, el Pipa, con un movimiento, dejó en el camino a Maidana y definió con frialdad en el mano a mano con Armani.

Pero en el segundo tiempo, Marcelo Gallardo encontró un antídoto. Boca profundizó su estrategia al retroceder peligrosamente unos diez metros. Y River encontró más pases filtrados de la mano de un especialista en la materia, como Juan Fernando Quintero. El colombiano ingresó por un flojo Ponzio y se recostó sobre la derecha. Y liberó a Nacho Fernández, quien se movió en una zona clave: a la espalda de Barrios y entre el 6 (Magallán) y el 3 (Olaza). Justamente, ambos participaron activamente en la jugada del empate, que contó, además, con un taco clave de Palacios y el pase a la red de Pratto.

El partido se fue al alargue con un empate justo, con River como dueño de la tenencia y con Boca esperando agazapado y apostando a los ataques directos cuando la recuperaba.

 

Fuente: olé.com