A mitad del 2021, Lionel Messi tuvo uno de los cambios más importantes de su vida. Después de muchos años viviendo en Barcelona y jugando para el club de esa ciudad española, el crack argentino se tuvo que ir. Y desembarcó en el París Saint-Germain, el equipo estrella de la capital francesa. Ahora Leo generó una sorpresa en París por la confesión que hizo en una charla con France Football: «Estoy un poco perdido».

¿Qué pasó? El capitán de la Selección Argentina habló un poco más de su vida privada. Y confesó cómo le costó a su familia tener que mudarse. «Los chicos empezaron la escuela y no es fácil ir y venir del hotel. Estamos ansiosos por instalarnos en nuestro nuevo hogar y comenzar nuestra nueva rutina. Pero, al mismo tiempo, nuestra adaptación va bien. Los niños y mi esposa van tomando sus notas poco a poco», dijo.

Por fortuna para él, lo laboral va bien. Fue clave tener a varios argentinos y amigos extranjeros dentro del vestuario del PSG. «Mi adaptación se produjo muy rápidamente. Desde mi primer día tuve la sensación de que llevaba mucho tiempo en este vestuario, gracias a los que ya conocía y al buen ambiente que reina en el centro de entrenamiento. Ahora realmente quiero jugar con más regularidad», aseguró Leo.

Le cuesta adaptarse

«Conocimos muy poco de la ciudad porque todavía estamos en el hotel y nos cuesta movernos. Sobre todo porque fui a la selección. El calendario es muy apretado, quedan muchos partidos. Entonces, todavía no hemos tenido tiempo de descubrir París», siguió Messi. «En Barcelona tenía mis hábitos, me sabía de memoria la zona, después de todos estos años. A menudo iba a los mismos lugares. Debo admitir que estoy un poco perdido», soltó.

«Ahora tengo que conocer la ciudad para moverme más fácilmente, pero me estoy adaptando y estoy muy entusiasmado con el futuro», explicó el argentino. Y cerró: «Los chicos empezaron a hablar un poco de francés. Van a la escuela y empezaron a aprenderlo en clase. Aprenden palabras y las memorizan de inmediato. De vez en cuando me lanzan cosas en francés, pero todavía no he empezado. ¿Si ellos me enseñan palabras a mí? Sí, y son mejores que yo jaja».

Fuente: El Intransigente