El Palacio de Justicia de la Nación está convulsionado por el caso de una jueza a la que puertas adentro tildan de "irresponsable". Se trata de la magistrada Liliana Noemí Barrionuevo, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 19. El resultado positivo de su hisopado obligó a aislar a 12 empleados y a cerrar el edificio por 72 horas.

La semana pasada fue a trabajar después de haber presentado síntomas pero le aseguró a aquellos con los que tuvo contacto que era "sólo un resfrío", según confiaron fuentes del Palacio.

Los judiciales intentaron hacerla desistir. Los empleados plantearon la necesidad de extremar cuidados, priorizando en trabajo a distancia. Barrionuevo ignoró los pedidos y fue a la sede de la calle Lavalle por última vez el pasado jueves, incluso después de presentar sintomatología compatible con Covid-19.

El Secretario general del gremio de judiciales, Julio Piumato, contó el hecho en las redes sociales y aseguró que la actitud de la jueza fue "bochornosa". Barrionuevo ya había sido criticada por no respetar medidas sanitarias. 

La jueza, quien por su edad es una persona de riesgo, ya había sido escrachada por el otro sindicato de judiciales, SITRAJU. Hace unas semanas se hizo una pequeña manifestación del gremio en las puertas de Lavalle 1171.

Ahora se cumplirán los protocolos correspondientes y son los 12 empleados, con los que Barrionuevo mantuvo contacto estrecho, que proceden a realizarse las pruebas de coronavirus. Además, la sede judicial permanecerá cerrada por tres días. El edificio ya había sido clausurado de forma preventiva cuando, diez días atrás, uno de los efectivos de seguridad a cargo de la custodia había dado positivo. En el Palacio de Tribunales el enojo con la jueza es absoluto por estas horas.

Fuente: Data Clave