En medio de la segunda ola de coronavirus y la grave crisis sanitaria, en Mendoza no se consigue oxígeno en las distribuidoras. El faltante de este gas se ha transformado en una de las grandes preocupaciones de quienes están al mando en la administración de la pandemia.

Las distribuidoras, que normalmente abastecen a muchos pedidos particulares de personas oxígenodependientes -además de vender oxígeno a las industrias que lo utilizan- no tienen stock.

"Estamos al límite del colapso", dijo Alejandro Indiveri, de Gases del Este en declaraciones a Radio Nihuil, el proveedor indicó que el problema "está en los pacientes que los mandan a la casa y necesitan oxígeno. Algunos llegan a pedirnos y se van llorando porque no tenemos. A veces hacemos hasta dos viajes hasta la planta por día, el problema es que la carga demora hasta ocho horas y ahí recién volvemos a ir a la entrega. Las 24 horas estamos saliendo de urgencia a llevar oxígeno".

Sobre la situación actual, Indiveri manifestó que "lo que pasó en octubre del año pasado está ocurriendo ahora en abril. La gente estaba más guardada, ahora se liberó todo y ahora estamos 4 meses avanzados con respecto al año anterior. Es muy triste, sobre todo en la gente humilde que está en su casa y no tiene oxígeno".

Por qué surge el problema

En Argentina solo hay 3 grandes empresas que fabrican oxígeno y no alcanzan a abastecer a todas las distribuidoras. Esto sucede porque en las últimas semanas, la demanda de creció más del 300%, sobre todo en el AMBA.

"El punto de quiebre de la producción es este: no hay más tanques que permitan la conservación y construir un tanque de estas características demanda tiempo y logística. El inconveniente del crecimiento de la demanda por la explosión de casos de covid, no puede subsanarse con mayor producción nacional", manifestó José Castaño, de la distribuidora Gyfer

Castaño explicó que durante la primera ola de Covid, en la empresa tuvieron la precaución de estoquearse de oxígeno previendo que la demanda podía crecer durante la segunda ola. "Teníamos una buena reserva de oxígeno, pero todo eso se agotó. Actualmente no tenemos nada para ofrecer a los clientes particulares que lo requieren por tema sanitario y mucho menos para la industria. Una alternativa para los oxígenodependientes, es solicitar en la obra social un concentrador, pero el punto es que, estas máquinas son útiles para ayudar a respirar, pero no sirven para la saturación de oxígeno necesaria. Es decir que solo sirve como paliativo en tanto se consigue oxígeno".