Estados Unidos registró este martes 1.592 muertes por Covid-19 en 24 horas, el peor balance diario desde hace dos meses y medio, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins actualizadas en las primeras horas del miércoles.

El país también reportó más de 60.000 nuevos contagios en una jornada, tras un leve descenso en los dos días anteriores. Hay que remontarse a mediados de mayo para encontrar un peor balance diario de fallecidos: el 15 de mayo se registraron 1.680 muertos.

En total, la pandemia ha dejado más de 4,34 millones de contagiados y 149.000 muertos en Estados Unidos, el país más golpeado del mundo en términos absolutos.

Tras una mejoría al final de la primavera, la epidemia ha repuntado desde junio, sobre todo en el sur y el oeste del país.

Florida es el estado que más preocupa. Con 186 fallecidos en 24 horas, superó los 6.000 decesos por el coronavirus y es ahora el segundo estado con mayor número de casos, más de 440.000, por detrás de California.

Ambos estados superaron ya el número de infectados detectados en Nueva York, que fue durante semanas el epicentro de la epidemia en el país.

Ante la explosión del número de casos, los expertos temen que la curva de fallecidos siga la misma trayectoria, con retraso, ya que el consenso científico es que la ola de muertos llega tres o cuatro semanas después de la de contagios.

Washington ha desembolsado 6.300 millones de dólares desde marzo para financiar proyectos de laboratorios como Johnson & Johnson, Pfizer y AstraZeneca, y de dos empresas de biotecnología, Novavax y Moderna.

El balance provisional de fallecidos (casi 150 mil) ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que Estados Unidos llegará al mes de octubre con unos 200.000 muertos y que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre podría rozar los 220.000.

Fuente: Infobae